20 de julio de 2012

Están locos estos ingleses

Desde que vivo en Inglaterra, he ido tomando nota mental de algunas supersticiones autóctonas de las que nunca había oído hablar cuando vivía en España. En principio me parecía algo curioso y nada más, pero hace unos meses, revisionando un capítulo de Little Britain en la tele, vi que se hacía referencia a una de ellas visualmente, y pensé que al fin y al cabo son un referente cultural como cualquier otro que nos podemos encontrar en series, películas, libros y demás. Así que se me ocurrió recopilar unas cuantas en el blog. Aquí van:

- Matar a una araña dentro de casa da muy mala suerte. Si se te mete una araña en casa, o bien la dejas a su bola comiéndose las moscas, o la sacas sin hacerle daño (el truco del vaso y el papel es muy socorrido). Desconozco si matar arañas fuera de casa también trae mala suerte.

- Cuando se te cae una pestaña en la mejilla, al quitártela puedes soplarla y pedir un deseo (por si alguna vez estáis por aquí de viaje y os pasa, que yo la primera vez que me lo hicieron me quedé a cuadros).

- Al contrario que en España, aquí encontrarte con un gato negro indica buena suerte. En cambio, para alguna gente, encontrarse con una urraca es mala señal.

- Dicen los marineros y pescadores que no es buena idea jugar a lanzar piedras al mar, porque el mar se cabrea.

- Una de las más surrealistas que he oído tiene relación con los hot cross buns, un tipo de bollo que se come durante todo el año pero que es especialmente típico del Viernes Santo. Según esta superstición, hay que guardar el último bollo del Viernes Santo ("el de la vergüenza") hasta el año siguiente, para protegernos contra el mal de ojo, las enfermedades, la mala suerte y toda clase de criaturas diabólicas, como los inspectores de Hacienda. Confieso que aún no he conocido a nadie en persona que lo haga, ni me he encontrado ningún bollo momificado en ninguna de las casas en las que he estado; pero desde que una vez, en no recuerdo qué museo, vi las migas fosilizadas de la tarta de boda de la reina Victoria (que se casó en 1840), ya me lo creo todo.

Otro día hablaré de algunas supersticiones españolas que dejan a cuadros a los ingleses.

¡Buen fin de semana!


1 comentarios:

Vieja Ceravieja dijo...

En mi zona los gatos negros se supone que dan buena suerte, de hecho cuando se regalan siempre son los primeros que se piden. Y en cuanto a las urracas... pues se creía que eran de mal agüero. Así que algo en común tenemos con los ingleses.