4 de mayo de 2009

¡Lea la etiqueta!

La verdad es que, desde que trabajo a tiempo completo, no me queda mucho tiempo para escribir en el blog. Voy apuntando todos los temas que quiero tratar en una lista, pero hasta que tenga un rato para desarrollar alguno...

Hoy sólo voy a escribir algo breve sobre una cosa muy anglosajona: lo que yo llamo "advertencias para tontos" o "advertencias de cara al juez". En esta categoría entrarían cosas como el "caution: contents are hot" de los vasos de café para llevar de unas cuantas empresas, el "por favor, no intente parar la motosierra en marcha con las manos" de una empresa sueca (¿esto será una leyenda urbana?) o el "no ingerir" de los botes de limpiacristales.

Resulta que el viernes pasado salió el sol en Londres (believe it or not) y yo aproveché para celebrar el veranillo de San Martín comprándome una caja de helados de chocolate. Hoy me los he acabado, y al ir a tirar la caja me he dado cuenta de que Nestlé también ha caído en estas "advertencias para tontos".



Oh, evil, EVIL ice cream...

Me pregunto qué habra hecho a los de Nestlé poner un aviso tan chorra en la caja. Venga, confesad, ¿quién les denunció y les intentó colar la factura del tinte?