26 de julio de 2008

La burra delante...

Inauguro una nueva categoría. Dos, de hecho: una dedicada a los "falsos amigos", y otra destinada a recoger mis propias pifias (con ánimo constructivo, ¿eh?).

FR
Palace no significa palacio, sino hotel de lujo. Palacio se dice palais. Por tanto, la frase une chambre dans un palais se traduce como una habitación en un hotel de lujo, y no como una habitación en un palacio.

Tengo cien años. O cinco. O veinticinco. O veinte.

Estaba el otro día viendo, por primera vez en mi vida, la película de Jean-Luc Godard À bout de souffle (estrenada en España como Al final de la escapada, en un alarde de traducción surrealista). Aparte de descubrir de dónde copiaron los publicistas el gesto del chico Martini, hubo un subtítulo que me llamó la atención. Se trata de la escena en la que Michel (Jean-Paul Belmondo) y Patricia (Jean Seberg) están en el hotel, en la habitación de ella. Patricia duda sobre si poner la radio o un disco. Se queda mirando unos discos de música clásica, de Bach, y dice que se los sabe todos de memoria. Entonces, Michel le pregunta: "Tu as quel age?" [¿Qué edad tienes?]. A lo que Patricia responde: "Je vais mettre la radio" [Voy a poner la radio], y añade "cent ans" [cien años]. Y él contesta: "On dirait pas" [pues nadie lo diría].

Pues bien, he aquí la captura de imagen de la versión subtitulada en el momento en que Patricia dice "cent ans":




No me parece un error supergrave, la verdad. Puede que la persona no tuviera la lista de diálogos. Igual le tocó sacar de pantalla con una copia que tenía un sonido penoso. Confundir cent y cinq, en esas circunstancias, no es tan raro. Además, tampoco desentona con el diálogo, puesto que la gracia está en que Patricia es una veinteañera y se ha inventado esa respuesta, seguramente, para "picar" a Michel (los que hayan visto la película ya sabrán que tienen una relación un poco peculiar).

Al darme cuenta de esto, me dio por mirar los subtítulos de este fragmento en los otrs idiomas del DVD: holandés, turco, portugués y alemán. El subtítulo en portugués era correcto: Cem anos. La sorpresa vino al ver el resto. Todos decían lo mismo: 25. ¿Ein? Confundir cent y cinq, pase, pero confundir cent y vint-cinq ya no cuela, y además se carga toda la gracia de la frase. ¿Qué había pasado? ¿Un error arrastrado del doblaje, quizá? "Vaya, si el DVD trae pista de audio en alemán. ¡Vamos a escucharla!". Mi alemán no es que sea prodigioso, pero esto lo entendí muy claramente:

- Wie alt bist du? [¿Qué edad tienes?]
- Ich mache das Radio an. Zwanzig. [Voy a poner la radio. Veinte.]

Me lo expliquen, vamos...

6 de julio de 2008

Nueva categoría: apadrina una palabra

El año pasado, con ocasión del Día del Libro, se impulsó una original iniciativa que animaba a los internautas hispanohablantes a reflexionar sobre el uso y evolución del español, ofreciéndoles la posibilidad de apadrinar una palabra "en peligro de extinción", una palabra que esté actualmente en desuso pero que hay que evitar que caiga en el olvido.

La web Reserva de Palabras lleva el recuento de las palabras más "apadrinadas", las más votadas. El Top 10 actual ("guau guau guau", que diría Joaquín Luqui) lo forman, por este orden: bochinche, gaznápiro, alféizar, zangolotino, zaguán, damajuana, botarate, balde, escuchar y cachivache. He de admitir que desconozco el significado de cuatro de ellas (hasta que las busque en el DRAE dentro de cinco minutos, vaya).

He creado esta nueva categoría del blog para enumerar esas palabras "en desuso" con las que me vaya encontrando ya sea en el ejercicio de mi (incipiente) labor traductoril o bien en cualquier otra circunstancia (leyendo un libro, escuchando la radio... o viajando por ahí, que a veces oyes cada cosa...).

La palabra de hoy es enjaezar.

enjaezar.
1. tr. Poner los jaeces a las caballerías.

jaez.
(Del ár. *ǧaház, y este del ár. clás. ǧahăz o ǧihăz, aparejo).
1. m. Adorno de cintas con que se entrenzan las crines del caballo.
2. m. Adorno que se pone a las caballerías. U. m. en pl.
3. m. Cualidad o propiedad de algo.
medio ~.
1. m. El que solo entrenza la mitad de las crines.

Os animo a visitar la web de Reserva de Palabras, así como la de su prima catalana, Reserva de Paraules:
http://www.reservadepalabras.org/
http://www.reservadeparaules.com/