18 de octubre de 2008

Subtitular a partir del doblaje: "Los cuatrocientos golpes", o el juego del teléfono estropeado

No es nada extraño que los subtítulos de los DVD se hagan a partir de la versión doblada al castellano (si existe) en lugar de la versión original en el idioma que sea. El motivo está claro: es mucho más barato. No hace falta pagar a un traductor, sólo a una persona que sepa escribir en castellano y utilizar el software de subtitulación que toque.

Desde mi punto de vista, este método no funciona por la sencilla razón de que el doblaje se puede permitir ciertas "licencias" lingüísticas (e incluso argumentales) que en subtitulación no cuelan, ya que el texto en pantalla queda a merced de las comparaciones que pueda hacer el espectador con el diálogo original. Es lo que Díaz Cintas llama "traducción vulnerable". En el doblaje, una frase claramente enunciativa puede transformarse en interrogativa, un gato que canta country puede acabar entonando Tatuaje a lo Concha Piquer y Rick no luchó del lado de la República, sino contra el Anschluss austríaco, y nadie tiene por qué enterarse.

Todo esto viene a cuento de que hoy ha vuelto a caer en mis manos una edición en DVD de Los cuatrocientos golpes, de Truffaut. Con los peores subtítulos que he visto en la vida, y hechos, aparentemente, a partir de la versión doblada por alguien que no parece dominar mucho el francés. Y tampoco el castellano. De esos que piensas: "Joder, y yo en el paro".

Me explico: otro de los riesgos que uno corre cuando subtitula a partir del doblaje es no entender el diálogo, ya sea porque los personajes hablan a toda leche o porque la calidad del sonido no es buena. Ahí, uno puede optar por a) omitir lo que pueda, b) poner una frase que cuele o c) lanzarse a la piscina y poner lo que cree haber oído.

Esto último me lo encontré, por ejemplo, en los subtítulos al catalán de un capítulo de la serie Black Adder (La víbora negra en castellano, L'escurçó negre en catalán). El personaje de Edmund Blackadder decía, en inglés, "we'd probably slap each other's sides like jolly good chums". En el doblaje al catalán, allá por los ochenta, se tradujo como "gairebé segur que ens fumeríem uns quants mastegots en broma, com fan els amics" ("casi seguro que nos daríamos unos cuantos guantazos en broma, como hacen los amigos"). Y en la edición de la serie en DVD que salió a la venta hace un par de años, esa frase se subtituló como "ensumaríem uns quants mastegots" ("oleríamos/olisquearíamos unos cuantos guantazos"). Pelín surrealista sí, pero tampoco vamos a crucificar a quien lo subtitulara por una pequeña patinada de neurona. Si hasta es normal que se liara: ¿es que alguien sigue utilizando el verbo "fúmer" hoy en día?

Pues eso, que una patinada en veinte minutos de vídeo se perdona. Ahora vamos a ver todas las patinadas que se pueden sacar de los primeros veinte minutos de Los cuatrocientos golpes (y lo dejaremos ahí porque tampoco es plan de que quien no la haya visto se entere de todo el argumento).

En negrita, el diálogo de doblaje. En cursiva, el subtítulo (transcrito literalmente; los errores tipográficos y de puntuación no son míos).

- Dame.
- ¡Recoge atrás!


Sam, recoge atrás.

¿Qué ocurre, Morisette?


¿Qué ocurre, Moisés?

A estos chicos no hay modo de meterlos en cintura.

A estos chicos no hay modo de pararlos ni en pintura.

¡Hala, hala, hala!

Ala, ala... Ala...

Los demás, preparen el cuaderno de poesía.

Los demás, preparen el cuaderno de ecuaciones.

Ofendo a los muros de la clase y agravio a la prosodia francesa.

Ofendo a los muros de la clase que agravia a la prosodia francesa.

¡Richier! ¿Quién le autorizó a cambiarse de sitio?

Moisés, ¿quién le autorizó a cambiarse de sitio?

En idioteces es usted el primero, Simonneaud.

En idioteces es usted el primero, Simoló.

¿Quién es el memo que ha silbado? Les prevengo, voy a ser injusto.

¡Quién es el cebo que ha silbado! Les prevengo voy a seis puntos.

¿De acuerdo, Simonneaud?

¿De acuerdo, Simoló?

Lo siento por sus padres.

Lo siento por su patria.

Bonita Francia dentro de diez años.

Bonita Francia adentro de 10 años.

Incluso Morisette lo hará, seguro. / ¡Morisette, ven! / Tus días están contados, Morisette.

Incluso Moliset lo hará, seguro... / ¡Moliset! Ven... / Tus días están contados, Moliset.

No me harás creer que no les limpias los bolsillos.

No me harás creer que no les das de su bolsillo.

Y para colmo, no podré terminarlo esta noche.

Y para colmo, no poder terminarlo esta noche.

- Ese profe me revuelve las tripas.
- Es su oficio.


- Ese profe me revuelve las tripas.
- Es oficio.


Pero, ¿qué asco de casa es ésta? ¿No has comprado lo que te encargué?

Para hacer el pescado... ¿No has comprado lo que te encargué? [nota: el diálogo original no menciona el pescado; sólo dice algo del tipo "mais qu'est-ce que c'est ça?!"]

Anda, hijo. Ya puedes levantar la mesa.

Anda, hijo. Ya puedes levantarte de la mesa.

Su mujer espera otro crío.

Su mujer espera a otro crío.

Faltan ocho meses, hay tiempo de pensarlo.

Pasan 8 meses, el tiempo de pensarlo.

Pasaré todo el día con mi amiga Huguette.

Pasaré todo el día con mi amiga Huguet.

A ver si empiezas a comprender las bromas...

Ya ni piensas comprender las bromas.

Las carreras crean relaciones.

Las carreras crean rotaciones.

¡Oh, Dios! ¡Es Antoine! ¡Seguro que me ha visto!

HO! dios!, es Antoine. Seguro que me ha visto.

En otra escena familiar, también al principio de la película, el padre de Antoine, que se dedica a organizar carreras de coches en plan rally los domingos, le pregunta a la madre (en la versión original) dónde quiere que se haga la carrera de ese domingo, si en la Val de Chevreuse (al sur de París, tirando a Versalles, parque natural, vistas espectaculares) o en el Bord de l'Oise (la margen del río Oise, afluente del Sena). El doblaje lo solucionó bien: ¿Valle de Chevreuse? Hala, tal cual. Eso sí, el río Oise no lo conocerá ni el Tato. Pues nada: "el río", y a correr. Si total, da igual que sea el Oise o el Júcar...

Quisiera saber si para el domingo prefieres el valle de Chevreuse o prefieres el río. Puedo fijar el itinerario a mi gusto.

Sin embargo, a la hora de subtitular...

Quisiera saber si para el domingo prefieres el valle de caballos o prefieres el de las ocas. Puedo fijar el itinerario a mi gusto.

Eso. Vámonos de rally a la "Val des Chevals" o a la "Val des Oies". Tú delante, que yo te sigo.

Como dirían los de ¡Vaya semanita!: "¡Rematadme! ¡Rematadme con Kas manzana!".

Nota: la censura de la época también metió mano en el doblaje de esta película, pero de eso hablaremos otro día.

7 comentarios:

Pablo dijo...

Estupendo artículo, sí señor. Lo peor de todo, como dices, es que el responsable de esos subtítulos ha cobrado por el servicio mientras hay otra gente mucho más competente que está sin trabajo.

Tatenori dijo...

Reconozco que entender los nombres propios de oídas es chungo, sobre todo si son de un idioma que no dominas (y con pronunciación en castellano), pero... Moisés, es la pera. Me imagino que hoy en día consultando internet al menos esos problemas no debería haber. Un post muy divertido :)

Anna Sanjerónimo dijo...

Pablo:
Gracias por tu comentario. Estoy por enviarles un "informe" a los de la distribuidora... junto a mi currículum y mi tarjeta. Ains, país...

Tatenori-san:
Lo de la pronunciación en castellano de los nombres en francés no es disculpa: la persona que subtituló también escribió mal lo que no eran nombres. Y la edición en DVD es de 2004 (eso lo tenía que haber mencionado en la entrada, pero se me pasó), cuando Internet hacía ya unos cuantos años que funcionaba. Además, ¿quién no conoce a Alanis MORISETTE, jolín? :P

Sabrina Vaquerizo dijo...

Ostras, es que con Morisette no da ni una...

SunFlower dijo...

Ni que decir tiene que hay una versión franquista en la que el niño hace un monólogo con voz en off durante el final, dándole toda la vuelta al final y haciéndolo super pintoresco, y que en la versión subtitulada también reblandecen ciertos cachos, como el de irse de putas con los amigos!!!

Eva Garcia Salcedo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eva Garcia Salcedo dijo...

Y si tanto se empeñan los jefes en que se subtitule a partir del doblaje, ¿por qué no les pasan a los traductores el doblaje por escrito?