16 de octubre de 2008

El español urgente (II) - Traducciones... criminales

La traducción jurídico-económica nunca ha sido mi fuerte. Durante la carrera me tocó repetir un par de asignaturas relacionadas con el tema, la última cuando terminé, hace ya más de un año (trauma trust/fideicomiso incluido). Pero hasta una patata de la traducción jurídica como yo sabe que ni en España, ni en Europa, ni en ninguna parte del mundo, existe la justicia criminal. No existen leyes criminales y mucho menos tribunales criminales. Bueno, por existir sí que pueden existir, pero nos estaríamos desviando del tema lingüístico.

¿Os acordáis del "pollo" que se montó con cierta ONG francesa?

El País, 11.12.2007:

Chad desestima los cargos contra la tripulación del avión español
J. M. M. F. - París - 11/12/2007

El juzgado de Yamena que lleva el caso de la organización humanitaria El Arca de Zoé, cuyos miembros están acusados de tráfico de niños y estafa, por intentar sacar del país a un centenar de falsos huérfanos de la guerra de Darfur, decidió ayer desestimar los cargos contra los siete españoles miembros de la tripulación del avión de Girjet que debía trasladar a los pequeños desde Chad, así como contra los tres periodistas franceses y el piloto belga que había trabajado con la organización. Todos ellos se encontraban ya en libertad.

Por el contrario, los seis franceses miembros de esa ONG serán juzgados por el Tribunal Criminal de Chad por intento de secuestro y por estafa, así como por falsificación de documentos oficiales y fraude, probablemente por haberse comprobado que el líder de esta organización, Eric Breteau, utilizó el nombre de Children Rescue en los documentos oficiales para despistar a las autoridades.

[...]

La transparencia y objetividad del sistema judicial de según qué países puede ser discutible, no lo niego. Pero de ahí a hablar de tribunales criminales, no sé yo...

Otro ejemplo. El Diario Vasco, 14.06.2007:

El futuro de la ley criminal a debate en el Instituto de Sociología

OÑATI. DV. Hoy y mañana el Instituto Internacional de Sociología Jurídica, acoge unas jornadas que responden al título de 'Regulando la desviación: La redirección de la criminalización y el futuro de la ley criminal', que serán coordinadas por la profesora Bernadette McSherry. Tomarán parte 15 profesores provenientes de Australia, Reino Unido, Singapur, Canadá, Israel y España. El tema central de la reunión gira en torno a la dirección que va tomando la ley criminal, debido a las actuales preocupaciones que embargan a los encargados de la seguridad del Estado sobre las conductas 'desviadas', cuestión que será estudiada desde las perspectivas del derecho criminal, la criminología y la historia del derecho. «Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 han alterado profundamente las prioridades y los sistemas de seguridad estatal y de la justicia criminal en todo el mundo. Las detenciones 'preventivas' priman la seguridad en detrimento de la libertad», explican desde la organziación.En la reunión se hará un balance de los temas más interesantes del asunto: la seguridad frente a los derechos tradicionales de los acusados; los límites de la ley criminal; el desarrollo de un área de la Unión Europea sobre la ley criminal; las relaciones entre el procedimiento, la ley criminal y las sentencias. La reunión abordará estas materias y su intención es dar las claves de las futuras direcciones que tomará la ley.

En este caso, al redactor de turno se le fue un poco la pinza traduciendo el título y los contenidos de unas jornadas celebradas en el IISJ de Oñati, y que la institución, al parecer, sólo había publicado en inglés. A esta persona le hacía yo copiar cien veces la frase "Criminal law se traduce como derecho penal". ¡Pero con la "pluma especial" de Dolores Umbridge*!

Coñas aparte, este false friend se ha infiltrado ya en el título de algún libro (Justicia criminal consensuada, de L. A. de Diego, publicado por la editorial Tirant Lo Blanch), y los hispanohablantes de los Estados Unidos y Sudamérica cada vez lo utilizan más como sinónimo de penal, debido a la influencia del inglés. Allí es de lo más normal que los abogados se anuncien como "especialistas en ley criminal y certificados por la barra de abogados".

¿Acabará esto generalizándose y cruzando el charco? ¿Acabaremos por hablar de la "sala de lo criminal" de la Audiencia Nacional, o incluso de las "cortes criminales"?

*Veáse Harry Potter y la Orden del Fénix :)

3 comentarios:

Tatenori dijo...

A este paso a los penaltis los van a llamar "criminaltis" :P

Esto me recuerda al false friend relacionado crime/delito. Por obra y gracia de la traducción, los simples delincuentes se acaban convirtiendo en criminales.

Una mala (?) noticia: el diccionario español-japonés incluye "xxx criminal" como alternativa a casi todos los ejemplos de "xxx penal".

Anna Sanjerónimo dijo...

No hagas bromas con lo de "criminalties"... :( En una de mis múltiples sesiones de documentación para el trabajo de STEB Directa, me encontré con un texto en castellano en el que hablaban de "penalidades criminales". Después de mucho darle al coco, descubrí que era una traducción chapucera de "criminal penalties" ("sanciones penales").

En cuanto al diccionario, si se rige por el uso, lo entiendo: "criminal" se utiliza un montón en Sudamérica, y demográficamente nos tumban, qué leches :).

Tatenori dijo...

Pues generalmente en las traducciones indica si es una modalidad española o latinoamericana, y ahí no... (¡la cuestión es quejarme!).

Penalidades criminales... es la pera :P