29 de diciembre de 2008

Me da miedo volar...

... con Ryanair.

Y no es porque algunos de sus aviones se caigan a trozos o porque haya pilotos que aterricen "al rebote".

Es porque después de la "dramatización" de las instrucciones de seguridad, suena una amenazante locución en castellano que te avisa, de manera muy solemne, de que si intentas llevarte a casa alguno de los chalecos salvavidas del avión... "esto resultará en persecuciones".

Aterrador, en serio.

13 de diciembre de 2008

Pifias lingüísticas en pantalla

Outnumbered es una de las series de más éxito de la BBC1. Es uno de mis programas favoritos, pero hoy me toca meterme con ellos.

El capítulo del pasado sábado estaba ambientado, se supone, en España. La familia protagonista volvía de unas vacaciones, teniendo que pasar varias horas en el ficticio aeropuerto de Santa Refina por un retraso en su vuelo. El capítulo, obviamente, se rodó en algún aeropuerto británico o en alguna instalación que se le parecía, con unos cuantos señores vestidos de verde a lo Guardia Civil y algunos carteles en castellano macarrónico para darle verosimilitud. Y ahí viene mi crítica: con la cantidad de españoles que viven en el Reino Unido en general y en Londres (donde se rueda la serie) en particular, ¿no podían haberse asegurado de colgar unos carteles en condiciones?

Yo es que he visto esto... y creo que me han aumentado las dioptrías de golpe:




Pifias como ésta aparte, la serie es totalmente recomendable y se puede ver por Internet gracias al iPlayer de la BBC.

30 de noviembre de 2008

La mujer del anarquista (Die Frau des Anarchisten)

Aviso: spoiler un poco más adelante :)

Anoche tuve la oportunidad de ver, en el marco del Festival de Cine Alemán de Londres, la película La mujer del anarquista (Die Frau des Anarchisten), de Marie Noëlle y Peter Sehr, y con guión de la propia Noëlle y de Ray Loriga. Se trata de una coproducción franco-germano-española rodada en español y francés, que cuenta la historia de Manuela y su marido Justo. El reparto incluye nombres como los de Juan Diego Botto, Adrià Collado, Nina Hoss y Biel Duran. Vamos, que había que verla.

Sólo un par de comentarios al respecto.

Al principio de la película, una representante de German Films (los que organizan el tinglado) y el director Peter Sehr hablaron un poco de la película, y al final también hubo un ratito para hacerles preguntas. Y como siempre en estos casos, LA pregunta se me ocurrió un cuarto de hora después de salir del cine, mientras esperaba el bus.

Mi pregunta, que supongo que caerá en saco roto (al menos hasta que Noëlle y Sehr hagan una especie de "chat con los lectores" en alguna de las webs de cine que frecuento), tenía que ver con la caracterización del personaje de Justo a través de su nombre. El personaje de Justo Calderón (Juan Diego Botto) no sólo participa en la lucha armada por la justicia y por lo que cree correcto desde el punto de vista político, sino que es abogado y tiene un despacho en Madrid. La película se basa, en parte, en hechos reales. Me quedé con la duda de si el personaje se llama Justo porque el protagonista de la historia se llamaba así de verdad, o de si es un recurso narrativo.

Aquí comienza el spoiler. Avisaos estáis.

El segundo comentario tiene que ver con los subtítulos al inglés. Durante los diálogos en español me los miré por encima aunque no me hiciera falta (deformación profesional; durante los diálogos en francés SÍ que me hacía falta leerlos, ¡y mucho!). He de admitir que estaban bastante bien hechos, aunque alguna cosa se podía mejorar, como lo de traducir el conocido eslogan republicano "¡no pasarán!" de tres maneras diferentes o lo de no subtitular muchos de los textos en pantalla, aunque esto son opiniones personales. En conjunto, eran mejores de lo que estoy acostumbrada a ver :). Al menos aquí sólo había UN subtítulo surrealista y no cientos, como en ciertas ediciones de DVD.

En la escena final de la película, aparecen los personajes de Paloma, ya adulta (Irene Visedo), junto al que suponemos que es su hijo, que se llama Justo como el abuelo, y Pierre (Jean-Marc Barr), con el que imaginamos que se ha casado (porque en escenas anteriores ya se intuía el tomate). Los tres personajes están en el Buen Retiro, en Madrid, en las escaleras del Palacio de Cristal, frente al lago artificial. El niño Justo le dice a Pierre, en français, que se ha quedado sin pan para dar de comer a les poissons. El subtítulo, inexplicablemente, cambia los peces (poissons) por patos (ducks), pese a que en la imagen no se ve ni un solo pato. Y eso que es uno de estos planos generales que pasan a panorámicos.

La película todavía no se ha estrenado "oficialmente" en ninguna parte, así que... ¡esperemos que sean subtítulos provisionales!

P.D. Me pregunto si la RAE aceptará spoiler algún día...

23 de noviembre de 2008

"És rodó i dura molt".

La RAE está preparando la 23ª edición de su Diccionario. Algunas de las enmiendas y nuevas entradas ya aparecen al consultar la 22ª edición en línea.

Una de estas nuevas entradas es chupa-chups, marca registrada que los españoles llevaban años utilizando para hablar de cualquier caramelo con palo (fuera de la marca que fuera), pero que no formaba parte del Diccionario hasta ahora.

chupa-chup, chupa-chups o chupachús
(De Chupa Chups; marca reg.).
1. m. Caramelo de forma esférica, con un palito que sirve de mango
para poder chuparlo.


Pues sí. Cincuenta años después de su nacimiento, el caramelo con palo más famoso del mundo ya tiene su propia entrada en el DRAE.

En Latinoamérica, la marca es también muy conocida, pero a este tipo de caramelo se le conoce con otros nombres: chupetín, chupete, chupeta o, según una antigua compañera de trabajo chilena, kojak. Otro nombre comercial de esos que, si no te suenan, es que no has tenido infancia. Aunque a la RAE igual le cuesta otros cincuenta años abrirle las puertas.

17 de noviembre de 2008

Truffaut y... ¿la censura?

En una entrada anterior sobre ciertos subtítulos matadores, comenté que la censura de la época (1959-1960) había metido mano en el doblaje de la película Los cuatrocientos golpes, de François Truffaut. Pensándolo mejor, también podría tratarse, simplemente, de un juego de palabras que no hubo manera de traducir.

En una escena de la película, entre el minuto 15 y el 20, los padres de Antoine tienen un pequeño "pique" a raíz de la negativa de la madre a acompañar al padre a la carrera de coches que organiza el domingo. La madre dice que no irá y que prefiere pasar el domingo con su amiga Huguette, porque está cansada de pasarse la semana de ama de casa por las mañanas y trabajando por las tardes. El diálogo en francés es el que sigue (adjunto el vídeo, porque el padre hace un gesto relevante):

video


Aquí el juego de palabras está en la frase "Et l'après-midi, les touches". Les touches puede entenderse como las teclas / las tecleas o las tocas. De ahí el doble sentido del que se sirve el padre de Antoine para después decir "sí, estas [y hace como que teclea en una máquina de escribir] o las otras". Y creo que todos somos lo bastante mayores y hemos visto las suficientes películas de dos rombos para saber de qué habla cuando dice "les autres". El padre, en pocas palabras, está llamando a la madre, en broma, "pendón desorejao" delante del hijo de ambos. De ahí que la madre se cabree, mande al niño a la cama y comience una discusión en serio.

El juego de palabras no se mantuvo en el doblaje en castellano, y me imagino que los espectadores de la época alucinarían al ver cómo se picaba la madre de Antoine sólo porque el padre le había dicho que por la tarde se dedicaba "a las teclas de la máquina". Qué borde, ¿no?

video


¿Censura, o desesperación traductoril?

16 de noviembre de 2008

Negar la evidencia

Vamos con una nueva entrega sobre falsos amigos que, de vez en cuando, se "cuelan" en las páginas de la prensa española... y en la boca de más de un político. Tatenori ya la mencionaba en los comentarios de la entrada sobre criminal. Se trata de la extraña pareja evidence / evidencia en jerga legal, que yo consideraba incorrecta en favor de la mucho más idiomática evidence / prueba.

Servidora ya estaba dispuesta a escribir una especie de arenga lingüística en contra del uso de la palabra evidencia en novela negra, series policíacas y procesos legales varios, PERO se ha tenido que morder la lengua. O los dedos, para no teclear.

Del diccionario de la RAE:

evidencia.
(Del lat. evidentĭa).
1. f. Certeza clara y manifiesta de la que no se puede dudar. La evidencia de la derrota lo dejó aturdido.
2. f. Der. Prueba determinante en un proceso.


Así que ya sabéis. Por mucho que os chirríen cosas como analizar las evidencias, presentar evidencias o no encontrar evidencia alguna... Su uso es correcto.

Y no sólo eso: la RAE también acepta derecho criminal como sinónimo de derecho penal.

¡Me siento una integrista del idioma!

28 de octubre de 2008

De aspiradoras y playeras

Vamos con otras dos marcas comerciales que se han abierto camino en los diccionarios. En concreto, en los diccionarios ingleses y catalanes: hoover i vamba.
En inglés más o menos coloquial, una hoover no es otra cosa que una vacuum cleaner. Una aspiradora, vamos. El origen del término hay que buscarlo en Estados Unidos, concretamente en Canton, Ohio, lugar de nacimiento de la primera aspiradora.

La historia es bastante curiosa: en 1907, un tal Murray Spangler, inventor aficionado que trabajaba por las noches limpiando unos grandes almacenes, sufría frecuentes ataques de asma que achacaba a la máquina que utilizaba para limpiar la moqueta de la tienda (que debía ser algo parecido a esto, y que seguramente levantaba más polvo que otra cosa). Así que agarró por banda una caja de detergente, un ventilador, una funda de almohada y el mango de una escoba y creó un artilugio que conseguía "absorber" el polvo y evitar que éste acabara esparciéndose por el aire (y por sus pulmones, de paso). Consciente de que el invento era una mina, lo patentó. En 1908, W. H. Hoover, dueño de un taller donde se fabricaban artículos de piel, le compró la patente y le convirtió en su socio, dedicando un rincón del taller a la fabricación de suction sweepers, como llamó Spangler a su invento. Se fabricaban una media de seis aspiradoras por día, que Hoover no tardaba en colocar, merced a su habilidad para el márketing y la distribución. El resto es historia.

En tiempos mejores, Hoover fue la marca de aspiradoras más vendida en el Reino Unido. Ello hizo que la palabra hoover acabara no sólo designando al aparato en sí, sino derivando en un verbo (to hoover) con todas sus formas (hoovers, hoovering, hoovered). Su uso es infinitamente más común que el de vacuum cleaner, to vacuum o to vacuum clean.

El caso de vamba es bastante parecido. A base de utilizar el nombre de una marca (Wamba, pronunciado a la alemana, como el nombre del rey godo y de un pueblo de Valladolid bautizado en su nombre) en sentido genérico, se acaba convirtiendo en un nombre común. Calzados Wamba fueron, junto a Calzados Victoria, los pioneros en la fabricación de calzado deportivo en España. La marca Wamba nació en 1934, cuando a los italianos de la Pirelli, que llevaban en su fábrica de Vilanova i la Geltrú desde 1902 fabricando neumáticos, mangueras y hasta condones, se les ocurrió empezar a fabricar zapatillas de lona con suela de caucho. De hecho, hubo una época en la que la marca era Wamba Pirelli. En la actualidad, Calzados Victoria y Calzados Wamba comercian juntas como Calzados Nuevo Milenio S.L. (aunque conservan nombres, colecciones y logotipos independientes), son líderes del sector en España y tienen su sede y su fábrica en Calahorra (La Rioja).

Es curioso que lo de vull unes vambes o m'he comprat unes vambes (la grafía la debió de adaptar el IEC en algún momento) arraigara más en Cataluña que en el resto del país (el diccionario de la RAE incluye la entrada bamba con el significado de playera o zapatilla de lona como segunda acepción, pero doy fe de que, si decís bamba más allá de la Franja de Ponent, os mirarán raro, cuanto menos). Puede que la ubicación inicial de la fábrica de zapatillas, primero en Vilanova y, ya a finales de los años cuarenta, en Cornellà de Llobregat, contribuyera a la popularidad de la marca en la zona.
En próximas entregas, la maicena y el celo. ¡Se aceptan sugerencias!

18 de octubre de 2008

Subtitular a partir del doblaje: "Los cuatrocientos golpes", o el juego del teléfono estropeado

No es nada extraño que los subtítulos de los DVD se hagan a partir de la versión doblada al castellano (si existe) en lugar de la versión original en el idioma que sea. El motivo está claro: es mucho más barato. No hace falta pagar a un traductor, sólo a una persona que sepa escribir en castellano y utilizar el software de subtitulación que toque.

Desde mi punto de vista, este método no funciona por la sencilla razón de que el doblaje se puede permitir ciertas "licencias" lingüísticas (e incluso argumentales) que en subtitulación no cuelan, ya que el texto en pantalla queda a merced de las comparaciones que pueda hacer el espectador con el diálogo original. Es lo que Díaz Cintas llama "traducción vulnerable". En el doblaje, una frase claramente enunciativa puede transformarse en interrogativa, un gato que canta country puede acabar entonando Tatuaje a lo Concha Piquer y Rick no luchó del lado de la República, sino contra el Anschluss austríaco, y nadie tiene por qué enterarse.

Todo esto viene a cuento de que hoy ha vuelto a caer en mis manos una edición en DVD de Los cuatrocientos golpes, de Truffaut. Con los peores subtítulos que he visto en la vida, y hechos, aparentemente, a partir de la versión doblada por alguien que no parece dominar mucho el francés. Y tampoco el castellano. De esos que piensas: "Joder, y yo en el paro".

Me explico: otro de los riesgos que uno corre cuando subtitula a partir del doblaje es no entender el diálogo, ya sea porque los personajes hablan a toda leche o porque la calidad del sonido no es buena. Ahí, uno puede optar por a) omitir lo que pueda, b) poner una frase que cuele o c) lanzarse a la piscina y poner lo que cree haber oído.

Esto último me lo encontré, por ejemplo, en los subtítulos al catalán de un capítulo de la serie Black Adder (La víbora negra en castellano, L'escurçó negre en catalán). El personaje de Edmund Blackadder decía, en inglés, "we'd probably slap each other's sides like jolly good chums". En el doblaje al catalán, allá por los ochenta, se tradujo como "gairebé segur que ens fumeríem uns quants mastegots en broma, com fan els amics" ("casi seguro que nos daríamos unos cuantos guantazos en broma, como hacen los amigos"). Y en la edición de la serie en DVD que salió a la venta hace un par de años, esa frase se subtituló como "ensumaríem uns quants mastegots" ("oleríamos/olisquearíamos unos cuantos guantazos"). Pelín surrealista sí, pero tampoco vamos a crucificar a quien lo subtitulara por una pequeña patinada de neurona. Si hasta es normal que se liara: ¿es que alguien sigue utilizando el verbo "fúmer" hoy en día?

Pues eso, que una patinada en veinte minutos de vídeo se perdona. Ahora vamos a ver todas las patinadas que se pueden sacar de los primeros veinte minutos de Los cuatrocientos golpes (y lo dejaremos ahí porque tampoco es plan de que quien no la haya visto se entere de todo el argumento).

En negrita, el diálogo de doblaje. En cursiva, el subtítulo (transcrito literalmente; los errores tipográficos y de puntuación no son míos).

- Dame.
- ¡Recoge atrás!


Sam, recoge atrás.

¿Qué ocurre, Morisette?


¿Qué ocurre, Moisés?

A estos chicos no hay modo de meterlos en cintura.

A estos chicos no hay modo de pararlos ni en pintura.

¡Hala, hala, hala!

Ala, ala... Ala...

Los demás, preparen el cuaderno de poesía.

Los demás, preparen el cuaderno de ecuaciones.

Ofendo a los muros de la clase y agravio a la prosodia francesa.

Ofendo a los muros de la clase que agravia a la prosodia francesa.

¡Richier! ¿Quién le autorizó a cambiarse de sitio?

Moisés, ¿quién le autorizó a cambiarse de sitio?

En idioteces es usted el primero, Simonneaud.

En idioteces es usted el primero, Simoló.

¿Quién es el memo que ha silbado? Les prevengo, voy a ser injusto.

¡Quién es el cebo que ha silbado! Les prevengo voy a seis puntos.

¿De acuerdo, Simonneaud?

¿De acuerdo, Simoló?

Lo siento por sus padres.

Lo siento por su patria.

Bonita Francia dentro de diez años.

Bonita Francia adentro de 10 años.

Incluso Morisette lo hará, seguro. / ¡Morisette, ven! / Tus días están contados, Morisette.

Incluso Moliset lo hará, seguro... / ¡Moliset! Ven... / Tus días están contados, Moliset.

No me harás creer que no les limpias los bolsillos.

No me harás creer que no les das de su bolsillo.

Y para colmo, no podré terminarlo esta noche.

Y para colmo, no poder terminarlo esta noche.

- Ese profe me revuelve las tripas.
- Es su oficio.


- Ese profe me revuelve las tripas.
- Es oficio.


Pero, ¿qué asco de casa es ésta? ¿No has comprado lo que te encargué?

Para hacer el pescado... ¿No has comprado lo que te encargué? [nota: el diálogo original no menciona el pescado; sólo dice algo del tipo "mais qu'est-ce que c'est ça?!"]

Anda, hijo. Ya puedes levantar la mesa.

Anda, hijo. Ya puedes levantarte de la mesa.

Su mujer espera otro crío.

Su mujer espera a otro crío.

Faltan ocho meses, hay tiempo de pensarlo.

Pasan 8 meses, el tiempo de pensarlo.

Pasaré todo el día con mi amiga Huguette.

Pasaré todo el día con mi amiga Huguet.

A ver si empiezas a comprender las bromas...

Ya ni piensas comprender las bromas.

Las carreras crean relaciones.

Las carreras crean rotaciones.

¡Oh, Dios! ¡Es Antoine! ¡Seguro que me ha visto!

HO! dios!, es Antoine. Seguro que me ha visto.

En otra escena familiar, también al principio de la película, el padre de Antoine, que se dedica a organizar carreras de coches en plan rally los domingos, le pregunta a la madre (en la versión original) dónde quiere que se haga la carrera de ese domingo, si en la Val de Chevreuse (al sur de París, tirando a Versalles, parque natural, vistas espectaculares) o en el Bord de l'Oise (la margen del río Oise, afluente del Sena). El doblaje lo solucionó bien: ¿Valle de Chevreuse? Hala, tal cual. Eso sí, el río Oise no lo conocerá ni el Tato. Pues nada: "el río", y a correr. Si total, da igual que sea el Oise o el Júcar...

Quisiera saber si para el domingo prefieres el valle de Chevreuse o prefieres el río. Puedo fijar el itinerario a mi gusto.

Sin embargo, a la hora de subtitular...

Quisiera saber si para el domingo prefieres el valle de caballos o prefieres el de las ocas. Puedo fijar el itinerario a mi gusto.

Eso. Vámonos de rally a la "Val des Chevals" o a la "Val des Oies". Tú delante, que yo te sigo.

Como dirían los de ¡Vaya semanita!: "¡Rematadme! ¡Rematadme con Kas manzana!".

Nota: la censura de la época también metió mano en el doblaje de esta película, pero de eso hablaremos otro día.

16 de octubre de 2008

El español urgente (II) - Traducciones... criminales

La traducción jurídico-económica nunca ha sido mi fuerte. Durante la carrera me tocó repetir un par de asignaturas relacionadas con el tema, la última cuando terminé, hace ya más de un año (trauma trust/fideicomiso incluido). Pero hasta una patata de la traducción jurídica como yo sabe que ni en España, ni en Europa, ni en ninguna parte del mundo, existe la justicia criminal. No existen leyes criminales y mucho menos tribunales criminales. Bueno, por existir sí que pueden existir, pero nos estaríamos desviando del tema lingüístico.

¿Os acordáis del "pollo" que se montó con cierta ONG francesa?

El País, 11.12.2007:

Chad desestima los cargos contra la tripulación del avión español
J. M. M. F. - París - 11/12/2007

El juzgado de Yamena que lleva el caso de la organización humanitaria El Arca de Zoé, cuyos miembros están acusados de tráfico de niños y estafa, por intentar sacar del país a un centenar de falsos huérfanos de la guerra de Darfur, decidió ayer desestimar los cargos contra los siete españoles miembros de la tripulación del avión de Girjet que debía trasladar a los pequeños desde Chad, así como contra los tres periodistas franceses y el piloto belga que había trabajado con la organización. Todos ellos se encontraban ya en libertad.

Por el contrario, los seis franceses miembros de esa ONG serán juzgados por el Tribunal Criminal de Chad por intento de secuestro y por estafa, así como por falsificación de documentos oficiales y fraude, probablemente por haberse comprobado que el líder de esta organización, Eric Breteau, utilizó el nombre de Children Rescue en los documentos oficiales para despistar a las autoridades.

[...]

La transparencia y objetividad del sistema judicial de según qué países puede ser discutible, no lo niego. Pero de ahí a hablar de tribunales criminales, no sé yo...

Otro ejemplo. El Diario Vasco, 14.06.2007:

El futuro de la ley criminal a debate en el Instituto de Sociología

OÑATI. DV. Hoy y mañana el Instituto Internacional de Sociología Jurídica, acoge unas jornadas que responden al título de 'Regulando la desviación: La redirección de la criminalización y el futuro de la ley criminal', que serán coordinadas por la profesora Bernadette McSherry. Tomarán parte 15 profesores provenientes de Australia, Reino Unido, Singapur, Canadá, Israel y España. El tema central de la reunión gira en torno a la dirección que va tomando la ley criminal, debido a las actuales preocupaciones que embargan a los encargados de la seguridad del Estado sobre las conductas 'desviadas', cuestión que será estudiada desde las perspectivas del derecho criminal, la criminología y la historia del derecho. «Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 han alterado profundamente las prioridades y los sistemas de seguridad estatal y de la justicia criminal en todo el mundo. Las detenciones 'preventivas' priman la seguridad en detrimento de la libertad», explican desde la organziación.En la reunión se hará un balance de los temas más interesantes del asunto: la seguridad frente a los derechos tradicionales de los acusados; los límites de la ley criminal; el desarrollo de un área de la Unión Europea sobre la ley criminal; las relaciones entre el procedimiento, la ley criminal y las sentencias. La reunión abordará estas materias y su intención es dar las claves de las futuras direcciones que tomará la ley.

En este caso, al redactor de turno se le fue un poco la pinza traduciendo el título y los contenidos de unas jornadas celebradas en el IISJ de Oñati, y que la institución, al parecer, sólo había publicado en inglés. A esta persona le hacía yo copiar cien veces la frase "Criminal law se traduce como derecho penal". ¡Pero con la "pluma especial" de Dolores Umbridge*!

Coñas aparte, este false friend se ha infiltrado ya en el título de algún libro (Justicia criminal consensuada, de L. A. de Diego, publicado por la editorial Tirant Lo Blanch), y los hispanohablantes de los Estados Unidos y Sudamérica cada vez lo utilizan más como sinónimo de penal, debido a la influencia del inglés. Allí es de lo más normal que los abogados se anuncien como "especialistas en ley criminal y certificados por la barra de abogados".

¿Acabará esto generalizándose y cruzando el charco? ¿Acabaremos por hablar de la "sala de lo criminal" de la Audiencia Nacional, o incluso de las "cortes criminales"?

*Veáse Harry Potter y la Orden del Fénix :)

21 de septiembre de 2008

El español urgente (I)

Todo el mundo sabe que a los periodistas, muy a menudo, les toca trabajar contrarreloj, y más desde la aparición de Internet. Antes, el gran quebradero de cabeza de un periodista era acabar de escribir el artículo de rigor antes del cierre. Si Manolo Santana ganaba Wimbledon un lunes, la noticia tenía de aparecer sin falta en el número del martes. Ahora, si Rafa Nadal gana Roland Garros un lunes a las siete de la tarde, la noticia ha de estar colgada en la página web del periódico a las siete y cinco. Y aún es tarde, vamos...

Estas prisas y este ansia por ser el primero en publicar una determinada noticia juega totalmente en contra del idioma. No es lo mismo escribir una crónica de 100 ó 150 palabras en una hora que improvisarla en cinco minutos: ni la profundidad ni la calidad del texto van a ser las mismas. No hace mucho, el escritor colombiano Gabriel García Márquez afirmaba sufrir "como un perro" cada mañana al leer la prensa escrita, y no le culpo.

Pero las prisas en el mundo de la prensa escrita (y de los medios de comunicación en general) no afectan sólo a los periodistas, sino también a los traductores. A esos pobres traductores, tanto de periódicos como de agencias de noticias, que han de traducir la información que llega desde el extranjero a toda mecha, a menudo sin tiempo ni para documentarse ni para pensar en condiciones, cosa que suele dar como resultado textos llenos de inexactitudes lingüísticas o culturales y falsos amigos.

Todo esto viene a cuento de que estoy preparando varias entradas sobre "errores típicos" y "traducciones trasparentes" que uno puede encontrarse al leer el periódico, escuchar la radio o ver la tele, y que amenazan con introducirse en el castellano del día a día por la puerta de atrás. Un ejemplo: ya es cada vez más común leer detalles personales en lugar de datos personales en los currículum vitae colgados en la red.

17 de agosto de 2008

"¡Tu tiempo ha llegado!" - Traducciones "transparentes"

Los extras de la edición en DVD de El señor de los anillos: el retorno del Rey incluyen un documental muy interesante de National Geographic que compara situaciones y relaciones entre personajes de la película con episodios históricos reales, disponible únicamente en inglés con subtítulos en castellano opcionales. Y estaba yo viendo este documental para pasar la sobremesa cuando me he topado con este "desliz" al subtitular una frase de la película en la que Théoden le dice a Eowyn: I would have you smile again, not grieve for those whose time has come. Perdón por la captura de pantalla rudimentaria, pero en estos momentos ésta es la tecnología más avanzada que tengo a mi alcance...




Me ha llamado la atención el despiste porque hasta ese momento los subtítulos de este documental me estaban dejando alucinada de lo bien hechos y traducidos que estaban. El mismo "desliz", idéntico, lo encontramos en el doblaje al castellano de la película y en los subtítulos del DVD, que parecen estar hechos, en parte, siguiendo el guión del doblaje, así que puede que el despiste comenzara ahí.


Aquí lo dejo por hoy: son las seis de la tarde y ha llegado el tiempo de tomarme un café.

26 de julio de 2008

La burra delante...

Inauguro una nueva categoría. Dos, de hecho: una dedicada a los "falsos amigos", y otra destinada a recoger mis propias pifias (con ánimo constructivo, ¿eh?).

FR
Palace no significa palacio, sino hotel de lujo. Palacio se dice palais. Por tanto, la frase une chambre dans un palais se traduce como una habitación en un hotel de lujo, y no como una habitación en un palacio.

Tengo cien años. O cinco. O veinticinco. O veinte.

Estaba el otro día viendo, por primera vez en mi vida, la película de Jean-Luc Godard À bout de souffle (estrenada en España como Al final de la escapada, en un alarde de traducción surrealista). Aparte de descubrir de dónde copiaron los publicistas el gesto del chico Martini, hubo un subtítulo que me llamó la atención. Se trata de la escena en la que Michel (Jean-Paul Belmondo) y Patricia (Jean Seberg) están en el hotel, en la habitación de ella. Patricia duda sobre si poner la radio o un disco. Se queda mirando unos discos de música clásica, de Bach, y dice que se los sabe todos de memoria. Entonces, Michel le pregunta: "Tu as quel age?" [¿Qué edad tienes?]. A lo que Patricia responde: "Je vais mettre la radio" [Voy a poner la radio], y añade "cent ans" [cien años]. Y él contesta: "On dirait pas" [pues nadie lo diría].

Pues bien, he aquí la captura de imagen de la versión subtitulada en el momento en que Patricia dice "cent ans":




No me parece un error supergrave, la verdad. Puede que la persona no tuviera la lista de diálogos. Igual le tocó sacar de pantalla con una copia que tenía un sonido penoso. Confundir cent y cinq, en esas circunstancias, no es tan raro. Además, tampoco desentona con el diálogo, puesto que la gracia está en que Patricia es una veinteañera y se ha inventado esa respuesta, seguramente, para "picar" a Michel (los que hayan visto la película ya sabrán que tienen una relación un poco peculiar).

Al darme cuenta de esto, me dio por mirar los subtítulos de este fragmento en los otrs idiomas del DVD: holandés, turco, portugués y alemán. El subtítulo en portugués era correcto: Cem anos. La sorpresa vino al ver el resto. Todos decían lo mismo: 25. ¿Ein? Confundir cent y cinq, pase, pero confundir cent y vint-cinq ya no cuela, y además se carga toda la gracia de la frase. ¿Qué había pasado? ¿Un error arrastrado del doblaje, quizá? "Vaya, si el DVD trae pista de audio en alemán. ¡Vamos a escucharla!". Mi alemán no es que sea prodigioso, pero esto lo entendí muy claramente:

- Wie alt bist du? [¿Qué edad tienes?]
- Ich mache das Radio an. Zwanzig. [Voy a poner la radio. Veinte.]

Me lo expliquen, vamos...

6 de julio de 2008

Nueva categoría: apadrina una palabra

El año pasado, con ocasión del Día del Libro, se impulsó una original iniciativa que animaba a los internautas hispanohablantes a reflexionar sobre el uso y evolución del español, ofreciéndoles la posibilidad de apadrinar una palabra "en peligro de extinción", una palabra que esté actualmente en desuso pero que hay que evitar que caiga en el olvido.

La web Reserva de Palabras lleva el recuento de las palabras más "apadrinadas", las más votadas. El Top 10 actual ("guau guau guau", que diría Joaquín Luqui) lo forman, por este orden: bochinche, gaznápiro, alféizar, zangolotino, zaguán, damajuana, botarate, balde, escuchar y cachivache. He de admitir que desconozco el significado de cuatro de ellas (hasta que las busque en el DRAE dentro de cinco minutos, vaya).

He creado esta nueva categoría del blog para enumerar esas palabras "en desuso" con las que me vaya encontrando ya sea en el ejercicio de mi (incipiente) labor traductoril o bien en cualquier otra circunstancia (leyendo un libro, escuchando la radio... o viajando por ahí, que a veces oyes cada cosa...).

La palabra de hoy es enjaezar.

enjaezar.
1. tr. Poner los jaeces a las caballerías.

jaez.
(Del ár. *ǧaház, y este del ár. clás. ǧahăz o ǧihăz, aparejo).
1. m. Adorno de cintas con que se entrenzan las crines del caballo.
2. m. Adorno que se pone a las caballerías. U. m. en pl.
3. m. Cualidad o propiedad de algo.
medio ~.
1. m. El que solo entrenza la mitad de las crines.

Os animo a visitar la web de Reserva de Palabras, así como la de su prima catalana, Reserva de Paraules:
http://www.reservadepalabras.org/
http://www.reservadeparaules.com/


11 de junio de 2008

Escay

Siempre creí que el sofá y los dos sillones (que aún sobreviven) que teníamos en casa cuando yo era pequeña eran de sky. Pues no: según sus señorías de la RAE, son de escay.

escay
(Del ingl. skay).
1. m. Material sintético que imita el cuero.

Puede que la palabra llegara al español a través del inglés (aunque no aparece con esa grafía en ningún diccionario inglés que yo conozca), pero su origen es alemán, y se trata de una marca registrada (como Tipp-Ex, Rotring y tantas otras).

¡Curioso!

4 de junio de 2008

Hello world!

Bueno, finalmente me he decidido yo también a abrir un blog, en concreto un blog sobre traducción y lingüística. Mi intención es, ahora que por fin puedo decir que me dedico profesionalmente a la traducción, convertirlo en una especie de "álbum de recortes", e ir apuntando en él curiosidades y enlaces relacionados con la profesión, con el lenguaje popular, con idiomas exóticos, con la sociolingüística, etc. En él habrá sitio para referentes culturales, juegos de palabras cortavenas, subtítulos matadores y similares. Supongo que de vez en cuando incluiré alguna traducción de algún texto que me parezca interesante, por aquello de no encasillarme en las guías de viaje.

Be my guests :)